martes, 26 de enero de 2010

El Genial Mundo de Istvansch

Istvansch (Istvan Schritter) nació en Madrid el 8 de octubre de 1968. Hijo de argentinos, se crió en San Jorge, provincia de Santa Fe y vive en Buenos Aires desde que siendo adolescente, incentivado por Quino y Fontanarrosa, comenzó a ilustrar libros infantiles para las editoriales Colihue y El Quirquincho.Acérrimo defensor de los derechos de autor de los ilustradores, es miembro fundador y actual integrante del Consejo de Ancianos del Foro de Ilustradores (www.forodeilustradores.com.ar). Ha publicado obras en el país y en el exterior, en México, Venezuela, España, Francia, Suiza, Estados Unidos y Corea, entre otros países. Premiado por ALIJA en 1992, 1995, 1996, 1999 y 2004, fue candidato argentino al premio Hans Christian Andersen en 2002 y 2004; también fue galardonado en Colombia y en París. Investigador en el campo de la ilustración, es docente y autor de artículos sobre el tema para revistas especializadas y del libro de ensayos La otra lectura. Las ilustraciones en los libros para niños (Lugar editorial, 2005). Editor-director de las colecciones “Libros-álbum del Eclipse” y “Pequeño Eclipse”, de Ediciones del Eclipse, entre sus publicaciones se cuentan La mesa, el burro y el bastón, con textos de los Hermanos Grimm en versión de Laura Devetach para Colihue (1988); Amoríos, Caballito al viento, De golpe y Palabras, de la colección "Fefa es así", escrita por María Teresa Andruetto para Altea (1994); Ideas claras de Julito enamorado y Leyenda ugandesa, con textos propios para Grupo Editor Norma (2000 y 2001, respectivamente). Su más reciente publicación es Todos podemos dibujar, editado por A-Z (2009).

Uno para que dibujemos todos

"Todos podemos dibujar", es el título del libro de Istvansch que A-Z editora publicó hacia fines del 2009.

Un libro que propone hacer volar la imaginación a niños, niñas, adolescentes, adultos y a toda la familia. Es, fundamentalmente, un libro para dar por tierra con ese viejo y excluyente prejuicio que dice que para dibujar hay que tener talento. “Estoy totalmente en contra de eso. Creo absolutamente que todos podemos dibujar, por eso hice este libro”, destaca su autor.

Para Istvansch: “Todos nacemos con todas las capacidades, entre ellas, la de dibujar. Después la vida avanza y nos van pasando cosas que generan que ciertas capacidades se caigan, se frustren, no se desarrollen, por vergüenza o porque alguien alguna vez dijo algo que nos generó frustración. Yo apelo a ese momento previo a la frustración que todos tenemos. Lo que traté en este libro es de demostrar que a partir de los símbolos básicos se puede dibujar”.
Todos podemos… parte del garabato, de la línea, del punto, en palabras del autor: “Dibujos que nadie puede decir que no sabe hacer. Porque cuando te dicen ‘dibujá’, en realidad te están diciendo: ‘dibujá un arbolito, dibujá una casita, dibujá una cara’, cosas para las que tenés que tener algún saber, porque el que lo dice presupone una forma determinada de árbol. Hay un imaginario social respecto de lo que es el dibujo, que es que el mundo, primero, es figurativo y segundo, tiene ciertas proporciones que hay que respetar. Hay que romper con la idea de la proporción porque el mundo no es proporcionado. Las formas básicas del mundo son abstracciones, símbolos totalmente primarios, y no tienen proporción. Por eso hice Todos podemos…, un libro para dibujar y colorear distinto, donde se invita a dibujar con los ojos cerrados, o a partir de la casualidad, donde no importa el color, donde no hay espacio definido, y hay actividades para compartir, para tomar conciencia que las cosas tienen representaciones distintas; contra todo compromiso con el dibujo y con el arte. En ese sentido es un libro punk. Y es un manifiesto. Empieza diciendo: ‘Escribe tu nombre aquí. Si no sabes escribir tu nombre, haz un dibujo aquí. Si piensas que no sabes dibujar, haz un garabato aquí. Ese garabato es un dibujo. Entonces sabes dibujar’. Y termina diciendo: ‘...y el universo está en tu lápiz, está en tu mano y puedes dibujarlo. Porque (te voy a contar un secreto) para dibujar… no hace falta saber dibujar’. Creo que eso es así, absolutamente”.


La revista Planetario publicó en su última Edición una entrevista a Istvansch, acá la pueden leer.





2 comentarios:

  1. Tuve la suerte de conocerlo en la presentación del último libro de Maria Wernicke, y la casualidad me llevó a encontrarlo la semana siguiente en Villa Ocampo. A mi hija le encantó.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me encanta su trabajo, que suerte que tuviste al conocerlo! otro saludo para vos!

    ResponderEliminar

"●"