domingo, 24 de mayo de 2009

Un diccionario hecho por niños...





Permitir que los niños se expresen con libertad y estimularlos a imaginar ayuda a que se formen ciudadanos capaces de pensar, reflexionar y comprender diferentes puntos de vista con sentido crítico, pero aceptando la diversidad.Silvia Katz, en su Taller Azul, juega (y enseña a jugar) con las palabras y con las ideas y, entre todos, construyen día a día un idioma y surge entonces esta maravilla de diccionario veborrágico y poético.Adela Basch sintetiza su contenido en el prólogo, donde queda explicado lo inexplicable, pero también donde el adulto puede entender lo importante que es permitir que los niños desarrollen su creatividad.
El pequeño ilustrado 3, diccionario verborrágico Ediciones Laralazul, Salta.
Este libro está compilado por Silvia Kats, docente y creadora del Taller Azul, donde los chicos tienen la palabra. En este caso particular el objetivo es definir vocablos, por eso el libro es un diccionario, aunque suene obvio. Pero un diccionario absolutamente diferente. Consiste en definiciones originales, algunas desopilantes, y de autor. Por ejemplo: Querer: “cuando tu mamá te abraza", Clarita (6) / “besarse en la boca", Valentina (6) / “Ver a alguien lindo y sentir que tu corazón late más", Martina (9). Leer: “Ver algo en una hoja", Lara (6) / “Es como una película pero en cuento", Agostina (7) / “Ver letras y entenderlas", Micaela (9). Emocionarse: “Terminar las clases", Delfina F (6). Llorar: “Que te salgan mocos y también lágrimas", Francisca (4). Lograr: “Conseguir una habitación en un hotel", Felipe (7). Vomitar: “Hacer caca por la boca", Tomás (10).Con prólogo de Adela Basch, ilustrados por los chicos, el diccionario tiene la espontaneidad, la creatividad y el despojo de la infancia.

1 comentario:

  1. MARAVILLOSO CONOCER LA FANTASIA DE LOS NIÑOS , LA CAPACIDAD INMENSA DE CREAR Y RECCREAR...FELICITACIONES ...

    ResponderEliminar

"●"