domingo, 6 de septiembre de 2009

En nuestro país crece la Literatura Infantil.

Encontré esta nota de un Blog del diario La Nacion : Cosa de Chicos y acá la transcribo.

Cada vez ocupa más espacio en las librerías el sector dedicado a la literatura infantil y llama la atención el segmento destinado a los más chicos: los que aún no llegaron a la escuela primaria y a duras pena pasaron su etapa de lactantes. Es que desde hace unos años, los libros para bebes están de moda.

 La particularidad es que estimulan los sentidos en variedad de formatos y recursos como texturas, títeres, peluches y sonajeros. Es lo que los especialistas llaman la aparición del libro objeto. Los hay de telas, que permiten que los chicos se los lleven a la boca, de cartón plastificado, para la manipulación intensa sin estropearse en el intento, y de hule, aptos también para la hora del baño. Lo recomendado es que se exploren con la ayuda de un adulto, que los guíen en el descubrimiento y les festejen su aprendizaje. Es importante que a la hora de armar estas primeras bibliotecas, se elija un lugar accesible al alcance de los chico para que puedan recurrir a los libros cada vez que lo deseen.

Es que a pesar de tanta variedad, la realidad es que el público lector mundial fue siempre minoritario. Hay datos de los últimos exámenes de lectura en Argentina en relación con otros países de América latina que coloca al país en un ranking de posiciones poco favorable. No obstante, antes de encar un libro para chicos las editoriales hacen sus solicitudes especiales. Son textos cortos, muchas veces, minihistorias en rima que sirven de excusa para la exploración a partir de la imagen.

Teresita Valdetaro, directora de la Editorial Guadal habla de los autores argentinos. “Tienen la  particularidad de abordar los relatos desde el humor”. Y da detalles sobre el gusto de los más chicos. “Las historias de animales, piratas, dinosaurios, brujas y monstruos, lideran las temáticas más elegidas, sin distinción de sexos. En cambio, los medios de transporte y el fútbol sólo subyugan a varones, mientras hadas y princesas encuentran seguidoras en las nenas”, aclara.

Más allá de qué elija cada chico a la hora de sentarse frente a un libro, siempre hay que tener en cuenta que estos objetos muchas veces le sirven para identificarse con los protagonistas y resolver de manera sencilla muchos de sus temores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"●"