miércoles, 7 de abril de 2010

Sobre "La Mar de letras"

Navegando por internet dí con el Blog de Beatríz:  Con dos bolsas en cada mano y me encontré con un completísimo post acerca de la preciosa Librería "La Mar de Letras", ya dediqué varios post acerca de ésta librería, una de mis favoritas en Madrid. A continuación transcribo el post con permiso de su autora.




Marta abrió La mar de letras(c/Santiago,18) en 1999. En aquel entonces no había en Madrid ningún espacio especializado en literatura para niños, por lo que se convirtió en laprimera librería de literatura infantil de la capital.

Por aquella época el Barrio de las Letras vivía un gran auge cultural, habitado por parejas jóvenes con hijos, de nivel económico medio pero con grandes motivaciones e intereses culturales. Por eso, cuando Marta encontró un local en una tranquila y bonita calle peatonal entre la Plaza Mayor y el Palacio de Oriente, supo que aquél era lugar ideal para abrir su librería. 

Casi diez años después, La mar de letras es un negocio estable y reconocido. Con los años han abierto varias librerías infantiles en Madrid pero lejos de ser competencia, todas mantienen una magnífica relación y desarrollan actividades comunes.

Desde el principio Marta quiso que su librería fuera un 
espacio dinámico y vivo destinado a promover la lectura en niños y adolescentes. Por ello, aprovechó una pequeña sala en la planta baja para organizar talleres y todo tipo de actividades de animación a la lectura.

Es una 
tienda pequeña y muy acogedora en la que hasta el más mínimo rincón está aprovechado. Hay libros por doquier y la oferta es amplísima. No sólo hay libros para niños, también encontramos una gran variedad de manuales y textos de psicología y pedagogía para padres y profesores, así como para otros profesionales: teoría de la literatura infantil y juvenil, animación a la lectura, teatro, poesía... No falta tampoco una sección de novela.

Los libros infantiles y juveniles están perfectamente ordenados por temáticas y edades; libros para bebés, de 2 a 5 años, de 5 a 9 años, de 9 a 12 años y a partir de 12 años. Completan la oferta una sección de libro infantil en otros idiomas, fundamentalmente inglés, francés e italianoy una amplia gama de libros de manualidades para aprender a trabajar con todo tipo de materiales: cuentas de madera, alambre, plastilina, abalorios, cuerdas...

Además de libros hay una buena selección de juguetes tradicionales, destinados fundamentalmente a estimular la creatividad y la imaginación, así como el juego simbólico, tan importante en el desarrollo intelectual y emocional de los más pequeños. Fue una sorpresa encontrar los muñecos wunder que la diseñadora Isabel Moltó confecciona para Boletus con telas ecológica.


En una pequeña sala de la planta baja presidida por un precioso teatro de guiñol se realizan los talleres. Además encontramos la mini-biblioteca gratuita, formada a solicitud de los niños del barrio y gracias a los libros donados por ellos mismos.
Los talleres, que duran dos horas, están abiertos para niños entre los 2 y los 7 años, que encuentran aquí un espacio lúdico, libre, participativo y creativo. En invierno organizan talleres todos los sábados de octubre a junio. Comienza la actividad con una sesión de títeres o cuentacuentos y a continuación se imparte el taller: sombras, máscaras, teatro, recilaje... En verano los talleres son semanales (diez horas semanales, dos horas cada día).



Los talleres son un éxito y hoy en día tienen lista de espera. Los profesores se han formado con ellos, son personas muy cualificadas y forman un grupo cohesionado que funciona a la perfección; aquí reisde gran parte del secreto de su éxito.
Uno de los talleres que más éxito tiene es el que desarrollan con bebés entre 4 y 22 meses. Pretende rescatar y poner al servicio de los padres todos los recursos que la rica tradición oral ofrece para jugar y cantar con el bebé. Otro taller que tiene muy buena acogida es el que organizan para mujeres embarazadas, destinado a establecer el vínculo afectivo con el niño que va a nacer.



A La mar de letras acuden fundamentalmente padres que se preocupan por la cultura y que quieren que sus hijos desarrollen el hábito lector. Pero hasta aquí no sólo llegan padres, sino también profesores, profesionales, editores, autores... Es una librería de clientela muy fiel, se da con frecuencia el caso de madres que han llegado embarazadas y ahora su hijo con siete u ocho años continúa visitando el lugar.

En general, la gente llega a La mar de letras buscando asesoramiento, consejo y apoyo. Esta es la gran ventaja de la pequeña librería especializada frente a la gran superficie: 
contar con un librero que no sólo está ahí como dependiente para localizar un libro o cobrarlo, sino que es un amante de la literatura infantil que la conoce, la lee y tiene la capacidad de asesorar y recomendar.



En este sentido, la labor del librero es fundamental. Los talleres y actividades infantiles mantienen viva la tienda, le conceden dinamismo y movimiento, pero laverdadera labor de animación a la lectura es la que desempeñan como libreros. Una de las herramientas básicas para animar a un niño a leer es encontrar lo que se conoce como LIBRO LLAVE, ese libro que despierte el interés, enganche al pequeño y le abra la puerta al apasionante mundo de la lectura. Dar con esa llave es tarea de un adulto que se conoce como mediador, y que puede ser un padre, un profesor o el librero. En esta labor del librero tradicional que ejerce como mediador, que conoce los libros, los ha leído y es capaz de recomendar y asesorar en función de las características del niño, reside la potencial capacidad de una librería espeializada para convertirse en un centro de animación y promoción de la lectura.


Si quieren seguir leyendo éste completísimo post lo pueden leer aquí. Lo disfrutarán tanto como yo. Felicitaciones por la info Beatríz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"●"