domingo, 16 de enero de 2011

Sobre el Burn -out (en éste caso el agotamiento materno)


Imágen de Ester García
Hace tiempo que busco éste libro, y hace unos días encontré info, es bastante fatalista, como el libro "No Kid: 40 buenas razones para no tener hijos"  de Corinne Maier, Ediciones Península, año 2008.  A pesar de que ser madre es un trabajo como el de ama de casa, ad honorem, no hay dinero en el mundo que valga el ver crecer a los hijos en sus primeros años de vida, yo tuve el privilegio y no me arrepiento.
Acepto opiniones.




Violaine Guéritault ; préface de François Lelord).Editor: O. Jacob , ParísColección: Odile Paperbacks Jacob193





Resumen
Una nueva interpretación para entender el agotamiento físico y emocional de muchas madres, los síntomas que antes se consideraban debido a la caída de la hormona y el conflicto intrapsíquico.Desafíos esta opinión y explicó que ser madre es un verdadero trabajo que impliquen la responsabilidad como un factor de estrés y la fatiga. También ofrece soluciones.

Contraportada
Ser madre es una gran felicidad. También es una situación que expone a las mujeres a la integridad física y emocional, la fatiga intensa: en curso de alto nivel de responsabilidad, el estrés, la división injusta del trabajo, la falta de reconocimiento, etc. Todos estos factores pueden provocar un estado de agotamiento similar al que se encuentra en el ambiente laboral. No, no son culpables del mal a organizar y el mal criar a sus hijos! O jóvenes adolescentes, que tienen un trabajo o no, y cualquiera que sea su situación familiar, este libro ayuda a entender lo que estás pasando y responder a sus preguntas: ¿cómo lidiar con el estrés diario? Cómo protegerse a sí mismo, física y emocionalmente, para poder llevar a cabo el llamamiento de la madre?

Violaine Guéritault establece la lista de los agentes estresantes en la vida de la madre: 
• El trabajo materno implica volver a hacer mil veces as mis mas tareas. Tiene que lavar y limpiar. Todo vuelve a estar sucio algunos minutos más tarde, privando a la mujer de ese sentimiento de tarea hecha que da sentido y energía al trabajo. 
• Una madre vive numerosas situaciones sobre las que no tiene ningún control. Le gustaría ser capaz de proteger a su hijo de todo, pero a menudo se ve impotente. Y no sólo estamos hablando de accidentes o de percances que requieren hospit lización, sino también, en la vida cotidiana, de los cólicos del lactante, de los dolores de la dentición o de las picaduras de avispa... 
• Si hay algo que caracterice a los niños pequeños ese algo es la imprevisibilidad. Por mucho que la madre se planifique el día, lo más seguro es que sus previsiones acaben patas arriba. Justo en el momento en que sale para encontrarse con una amiga, cuando va a colocar al bebé en el cochecito, se da cuenta de que tiene que cambiarle los pañales... Aunque usted sea muy organizada, su pequeño acabará desestabilizándole el horario. No es nada raro que, al llegar la noche, algunas madres, sintiéndose abatidas, lleguen a pensar que «no he hecho nada en todo el día». 
• Todo trabajo merece recompensa... No obstante, parecería que eso no se aplica al trabajo de madre. Se la idealiza y honra como es debido el Día de la Madre, pero en su vida diaria recibe muy poco reconocimiento por parte de los demás; para la gente, no hace más que cumplir con su deber. 
• A todo ello hay que añadir que una madre no tiene derecho a cometer errores. Ella misma se pone el listón muy alto, y se desespera al comprobar la diferencia existente entre el modelo de lo que querría ser y lo que vive cada día. 

¿Quién se encarga de apoyar a las madres? En el plano psicológico, la mayoría de las veces están solas frente al niño.
Al cabo de un cierto tiempo, la madre no puede más. Violaine Guéritault* describe muy bien la primera fase del burn-out: el depósito de energía se vacía. La madre padece agotamiento emocional y físico provocado por la necesidad de ir adaptándose permanentemente. 


Otro artículo sobre el Burn Out de las Madres 






Pensando en mi experiencia como psiquiatra, sólo puedo confirmar que describe Violaine Guéritault: en nuestra sociedad pero las madres de protección se encuentran bajo tensión, y muchos dejan nuestras oficinas con las recetas de antidepresivos se supone que les ayude hacer frente a su situación.
Uno se pregunta: ¿por qué la maternidad - después de todo el estado más natural - puede ser tan estresante?
Los pesimistas argumentan que la selección natural ha optimizado para nuestros perros, pero no nuestra felicidad, sin duda la opción agradable, pero no es esencial para la perpetuación de la especie.
La percepción más se tenga en cuenta que, por cientos de miles de años, las mujeres y sus antepasados homínidos han criado a sus hijos dentro de una comunidad de hermanas, tías, abuelas y las niñas grandes, y que el escala en la historia de la humanidad la familia nuclear - padres a solas con sus hijos en un lugar cerrado - es algo nuevo que acaba de aparecer, casi simultáneamente con psiquiatras (1)! 
* 

La compañía espera un desempeño ejemplar de sus madres, sin la concesión de los recursos necesarios para cumplir con esta expectativa. Si se han agotado, abrumado, o tardía crónica, debe ser porque están completamente desorganizados. Si, por casualidad, ser agresivo, enojado o estresado, es probablemente debido a su mayor emotividad y sin control o incluso a causa de un caso agudo del síndrome premenstrual. Si finalmente el colapso, debido a que sufren de depresión debido a la naturaleza sensible y debería aliviar las drogas qeu para que puedan encontrar la productividad para satisfacer las necesidades de todos los que les rodean. (2) 
Violaine Guéritault, fatiga física y emocional de las madres (la madre de burn-out), Odile Jacob, 2004
(1) Prefacio de Francisco Lelord 
(2) Introducción
FUENTE: Cacoanco.over  (año 2007) traducido por Google Traductor






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"●"