lunes, 22 de julio de 2019

Nombrando las cosas por su nombre

Hace unos días comentaba el ilustrador Gustavo Roldán Devetach en su perfil de FB que en un baño de una escuela en Barcelona (Escola Bressol Municipal Rosa dels vents) sobre los inodoros había unas reproducciones de algunas páginas del libro "De cap a peus", poemario de Lola Casas, publicado por Baula, que ilustró Gustavo. El libro está repleto de poemas que, con humor del bueno- comenta el ilustrador-, hacen referencia a todas y cada una de las partes del cuerpo.
Me dio mucha curiosidad que decían y le pedí a una amiga que me los traduciera, me morí de la risa al descubrir esos versos.
A continuación comparto fotos  y la traducción de algunos versos.


"De cap a pues: Poemas del cos humá"de Lola Casas e ilustraciones de Gustavo Roldán Devetach Ed. Baula, 2014
(De la cabeza a los pies: Poemas del cuerpo humano)

PENE Y VULVA
Para tenerlos `protegidos
El cuerpo los ha puesto
en lugar señalado y discreto
Calentito y abrigadito.

PIPI Y CACA
Cuando eres bebé
En el pañal
de más grandecito
en el orinal
Y  el lavabo es el lugar formal.
Cuando eres persona como Dios manda
Pero si la situación no tiene espera
también vale
Es un acto natural
Hacerlo cómodamente agachado
En un rinconcito
de un bosque oscuro y húmedo.


PEDO
En compañía o solo
Cuando él decide y quiere
Desinfla la barriguita
Madre mía que consuelo.
LÁGRIMAS
Cuando la llorera tira abajo,
por las mejillas hacen atajo.

PIES
Caminando
o corriendo 
transportan
a todo el mundo.
Muchísimas gracias  a Gustavo Roldán Devetach, tremendo ilustrador, por permitirme compartir su publicación. Además me contó que en Calaluña hay una muy antigua cultura escatológica, en chistes, cuentos y demás yerbas, lo que derivó en una cierta normalidad en el uso de las palabras como caca, pis y culo que, de hecho son cosas naturales que todos tenemos, como la naríz y la boca. Aquí nadie dice cola, como eufemismo de culo. El culo se llama culo y ya. O, como uso gracioso: culete. Para las navidades hay una cosa que me encanta, que son los caganer (cagadores), que son unos personajitos de barro, originalmente payeses (campesinos), que están agachados cagando. 
Existe otra visión  los pixaner (que es igual pero meando)Se suelen poner en los pesebres o solitos en elgún lugar de la casa. Actualmente, los caganer, además de a los payeses, representan a los personajes destacados en el último año o los últimos tiempos. Abundan, especialmente, los políticos que dominan el mundo y los futbolistas de último fichaje escandalosamente caro. También para Navidades, sobre todo para reyes, está el Cagatío: un tronco hueco con cara de personaje y barretina catalana, que no es otra cosa de nuestro gorro frigio, apoyado sobre dos patitas, también de tronco, a la altura de la cabeza, lo que hace que esté inclinado. El tronco hueco se rellena de regalos y golosinas. El día de reyes los chicos, armados de palos, le dan golpes en el lomo al cagatío gritando: caga-tío; caga-tío; caga-tío... Y los regalos y las golosinas ruedan por el suelo. Los pibes se vuelven locos, claro.

Quería compartir una entrada del blog Garabatos y Ringorrangos  sobre el libro de poemas "De cap a pues: Poemas del cos humá"de Lola Casas e ilustraciones de Gustavo Roldán Devetach Ed. Baula

Comparto como concluye la entrada del blog citado más arriba (...)  además de su gracia, muestra que por aquí las escuelas no tienen tantos prejuicios como por otras tierras de habla hispanoamericana, al menos en lo que refiere a nombrar lo más íntimo del cuerpo humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"●"