domingo, 17 de enero de 2010

Promover la lectura en los niños...

“…Muchas veces los adultos creemos que promocionar la lectura es regalar libros y en realidad promocionar la lectura es compartir los libros junto a los niños. Comprometerse en este acto. La lectura es una practica cultural no es un objeto. Muchos son los adultos que compran libros y se los llevan a los chicos, pero la idea es compartir con los chicos la lectura, sobre todo porque lo más interesante del texto es lo que puede provocar en las lecturas, no el hecho de sencillamente leer. El hecho de hablar con los chicos sobre qué les pareció, transitar con ellos el proceso de lectura, como se va recreando la historia, qué ponen de ellos en ella, digamos todo eso que tiene que ver con el proceso de lectura, muchas veces lo perdemos. Generalmente corremos el riesgo de quedarnos como en el primer paso, le entregamos el libro pero no acompañamos el proceso… Un mediador tiene muchas tareas y muchos espacios de intervención. Uno hace la selección del libro en la medida que el niño no es el destinatario directo, los chicos no compran los libros, sino que los compran los adultos. Siempre hay una situación de mediación. La primera acción de mediación cultural de un adulto es la elección del libro. Qué libro elijo, y luego también está en qué actividad o en qué marco se lo doy… ¿no es cierto? Si yo me involucro en esa actividad, si quedo afuera, si le pregunto sobre lo que leyó, si no…”.

(pequeño extracto de una entrevista realizada a Rocío Bressia, especialista en Fundación Leer)

1 comentario:

  1. Si, así es como me siento muchas veces... por eso no me gusta el concepto de animar a la lectura, creo que es más acertado decir acompañar en la lectura. Cuando pienso en el concepto animar, estimular... casi obligar a leer, y no es necesario, el niño tiene ansia de escuchar cuentos, es un juego más, lo de leer es una actividad más íntima y que se adquiere con la edad y para poder ser un gran lector antes hay que ser un escuchador de cuentos, un mirador, un tocador, un olfateador de cuentos.
    Sigue en concordancia con la pedagogía de las escuelas libres. El niño tiene ansia de aprender, dejemosle aprender, dejemosle crecer a su ritmo.

    ResponderEliminar

"●"